Autor: Eduardo Ortu√Īo Pampin.

√ćndice

Descripción del lugar

Situado en la misma entrada de Torremolinos y junto a una gasolinera, que surgi√≥ a la par a finales de los a√Īos 50, se eleva una edificaci√≥n de cinco pisos v√≠ctima del abandono, nada que ver con los pr√≥speros a√Īos que llegar√≠a a ver en sus primeros d√≠as de apertura.

 

Alamos retoque
Fig. 1. Fachada trasera del hotel Los √Ālamos, en avanzado estado de deterioro. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

El hotel cuenta con 122 habitaciones, pista de baile, sal√≥n principal, piscina, zona de jardines, parking privado, etc. y todo esto ahora est√° a merced de los v√°ndalos que han saqueado en diferentes ocasiones el inmueble tras su cierre en el a√Īo 2015.

 

2
Fig. 2. Innumerables objetos pertenecientes a las habitaciones, en el patio del hotel. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

Historia del lugar

Comenzaremos hablando de los primeros propietarios de este lugar, seg√ļn el testimonio de un vecino de la localidad de los √Ālamos, Jos√© Vallejo, perteneci√≥ a Mercedes Sanz Bachiller.

 

‚ÄúEl hotel se hizo a finales de los 50, como esta gasolinera. Eran los dos de Mercedes Sanz Bachiller, la viuda de On√©simo Redondo, fundador de la Falange, que luego se cas√≥ con un diplom√°tico. Esta era la √ļnica gasolinera hasta Fuengirola durante muchos a√Īos. Aqu√≠, a la gasolinera, se trajo a Frutos -fundador del famoso restaurante a escasos metros- para que se hiciera cargo del bar de la gasolinera. Era un camarero en la Puerta del Sol de Madrid‚ÄĚ

 Fig. 3. Extracto de la noticia publicada en el diario El Mundo el 13/04/2016.

Pasaron los a√Īos con el edificio en funcionamiento hasta que las grandes empresas hoteleras se hicieron con √©l, siendo este el momento donde comenz√≥ su declive.

El alquiler del hotel pertenecía a Summa Hoteles que entró en concurso de acreedores, pero la Seguridad Social no podía actuar hasta que se resolviera el proceso judicial, ordenó tapiar las entradas, ya que la titularidad del edificio por parte de la Seguridad Social proviene de sus antiguas competencias en materia de asistencia.

Tras el abandono y el precinto del mismo, poco tardaron los ¬Ľokupas¬Ľ en hacerse con √©l, violentar los precintos y saquear el edificio, llegando al punto de sacar todos los cables de cobre de las paredes. En dos ocasiones tras el abandono el hotel ha sufrido dos incendios sin v√≠ctimas mortales.

 

Mercedes Sanz-Bachiller

A continuación la historia de la propietaria del edificio, sacada de un artículo del periódico ABC del 13/10/2007.

Mercedes Sanz Bachiller (1911-2007) fue una gran mujer cre√≥ y desarroll√≥ el Auxilio de Invierno. Empez√≥ sin medios, pero en s√≥lo un a√Īo su obra contaba con m√°s de setecientos comedores. En 1939, los comedores eran 2.487 y 3.000 los centros de asistencia. S√≥lo por ello merece, por derecho propio, un lugar en nuestra memoria hist√≥rica, en la zona menos sombr√≠a.

Para unos, el Auxilio de Invierno, posteriormente llamado Auxilio Social, fue una simple copia del Winterhilfe nacionalsocialista y, en consecuencia, un instrumento de ayuda indigno de confianza. Siendo Mercedes Sanz-Bachiller la viuda de On√©simo Redondo, uno de los l√≠deres del fascismo espa√Īol, su obra, como el Winterhilfe alem√°n, habr√≠a sido una organizaci√≥n al servicio de la imagen del Estado franquista, un instrumento social hip√≥crita, un mero pretexto para la demagogia.

Fig. 4. Fotografía de uno de los tantos centros de Auxilio de Invierno.

El historiador no est√° ante una mera copia del Winterhilfe nacionalsocialista. Tempranamente hu√©rfana, viuda y madre a los veinticinco a√Īos, Mercedes Sanz-Bachiller ten√≠a motivos personales para socorrer a las v√≠ctimas de la retaguardia de su propio bando, y tambi√©n motivaciones intelectuales espec√≠ficas, propias del sue√Īo integrador del falangismo original, un sue√Īo altamente discutible pero, marcadamente operativo en su caso.

Su Auxilio de Invierno naci√≥ en Valladolid, donde esas v√≠ctimas eran, como es sabido, muy numerosas, y fiel a ese sue√Īo integrador, rechaz√≥ de plano el sentido de venganza que muchos de su clase y condici√≥n daban al Alzamiento.

Fig. 5. Mercedes Sanz Bachiller, a los 25 a√Īos y ya viuda, en su despacho de la sede de Auxilio Social. Valladolid, 1936. Fotograf√≠a: Garay.

Recordando aquellos tiempos, ella misma ha dejado clara cu√°l era su actitud: ‚ÄúPara m√≠ un ni√Īo era un ni√Īo espa√Īol y se termin√≥, y una mujer era una mujer espa√Īola y nada m√°s, ni rojos ni bandidos ni nada.‚ÄĚ

De hecho, Mercedes Sanz-Bachiller se vio obligada a arrostrar toda clase de cr√≠ticas en el seno de su propio bando. Para algunos, era absurdo que se empe√Īase en mitigar el sufrimiento de los derrotados, que merec√≠an su castigo; para otros, era lamentable que no exigiera actos de contrici√≥n antes de alimentar y vestir a quienes llamaban a las puertas del Auxilio de Invierno.

Eclesiásticos hubo que censuraron su obra por el curioso procedimiento de imaginarla contradictoria con las exigencias de la caridad, entendida como una virtud privada, en lo que cualquiera puede ver una resistencia a compartir el campo de la beneficencia con una organización laica. Se propaló incluso la sospecha de que sólo ambicionaba acrecentar su prestigio y su poder.

Dada su rivalidad con Pilar Primo de Rivera y dado que se cas√≥ en segundas nupcias con su colaborador Javier Mart√≠nez de Bedoya, muy cr√≠tico con Jos√© Antonio Primo de Rivera a la altura de 1935, Mercedes Sanz-Bachiller llegar√≠a a ver su nombre oscurecido en los anales de Falange Espa√Īola de las JONS, que se alzar√≠a con la paternidad del Auxilio de Invierno, matriz del Auxilio Social. No fue el suyo un camino de rosas.

Ahora el hotel pertenece a la Seguridad Social esperando su destino, o bien para ser demolido o rehabilitarlo y generar viviendas de alquiler social para ayudar a familias necesitadas. Que caprichoso es el destino de cumplirse esta √ļltima funci√≥n.

Conclusiones

Hotel con muchos a√Īos de historia, abandonado de buenas a primeras, donde incluso todav√≠a se pueden ver algunas de las quejas de los √ļltimos inquilinos del mismo en la p√°gina web de hoteles ¬ĽTripadvisor¬Ľ.

Las miles de historias que habrán ocurrido ahí dentro, amores, negocios, drogas, infidelidades, o simplemente pasar un rato con tu familia en un céntrico hotel a 10 minutos de la playa, son incontables, y esos sentimientos humanos quedan impregnados en las paredes de un edificio que ha visto tiempos mejores.

Referencias

Deja una respuesta