Autora: Mari Carmen López Palomo.

√ćndice

Descripción del lugar

En la carretera que se dirige desde el municipio de Utrera (Sevilla) hacia Jerez de la Frontera (C√°diz) encontramos un poblado donde anta√Īo muchas familias pasaron d√≠as pr√≥speros y felices. Ahora, abandonado a su suerte y con miles de recuerdos a sus espaldas, espera que el paso del tiempo haga desaparecer lo poco que queda de otra √©poca.

El Torbiscal
Fig. 1. Una de las calles del poblado en 2017. Fotograf√≠a Francisco Espa√Īa.

En la carretera que se dirige desde el municipio de Utrera (Sevilla) hac√≠a Jerez de la Frontera (C√°diz) encontramos un poblado donde anta√Īo muchas familias pasaron d√≠as pr√≥speros y felices. Ahora, abandonado a su suerte y con miles de recuerdos a sus espaldas, espera que el paso del tiempo haga desaparecer lo poco que queda de otra √©poca.

Historia del lugar

El Torbiscal

La dehesa del Torbiscal estaba comprendida entre las tierras comunales de la villa de Utrera, o √©sa era la justificaci√≥n que dio el Concejo en el pleito de 1572 que sostuvo contra su pretendido propietario, don Juan N√ļ√Īez de Illescas.

En 1573, se reconoce la petici√≥n municipal y los tribunales fallaron a su favor, pero m√°s adelante, se encuentra documentado que se produce el traspaso de la propiedad a N√ļ√Īez de Illescas del primitivo due√Īo, el duque de B√©jar.

Desde 1760 hasta 1830, estas tierras pertenecían al marqués de Castilleja del Campo, y a partir de 1830 y hasta 1892 pertenecerán a don García de Porres, conde de las Atalayas. A partir de 1892, estas tierras pasan a manos de don José Manuel de la Cámara Canaleta, y hoy en día pertenecen a la sociedad José Manuel de la Cámara, S.A.

El poblado del Torbiscal comienza a construirse cerca del cortijo que tambi√©n lleva su mismo nombre, a finales de los a√Īos cuarenta, cuyo arquitecto fue el sevillano Antonio Delgado Roig, a qui√©n se le atribuye el trazado del poblado y se cree que tambi√©n los m√≥dulos que este tiene.

El poblado del Torbiscal tiene una estructura ortogonal, con el trazado de las calles a cordel, siendo más numerosas las que se orientan en dirección este-oeste, por lo que las manzanas son muy alargadas. Contaba con unas 150 casas y con importantes infraestructuras sociales.

En la calle principal nos encontramos con la iglesia, la cual a sus espaldas tiene un amplio parque. También podemos ver cerca de la entrada del pueblo el teatro, el cual podía albergar a unas 200 personas, la piscina, el consultorio médico, un centro social, la escuela, un economato, naves agrícolas, un hangar para la avioneta de fumigación, etc.

El Torbiscal 2
Fig. 2. Interior del teatro, catalogado como edificio de inter√©s arquitect√≥nico. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

Contaba con 1.600 hect√°reas de regad√≠o y con unas 1.000 hect√°reas de secano. Su producci√≥n era muy diversificada, ya que contaba con la producci√≥n de semillas, trigo, cebada, ma√≠z, sorgo, remolacha, algod√≥n, alfalfa, melones, sand√≠as e h√≠bridos de girasol. Adem√°s contaban con modernas instalaciones ganaderas, en las cuales se encontraban unas setecientas cabezas de vacas lecheras, retintas y charolais para l√≠neas puras, cruces y para carne. Se encontraba tambi√©n una peque√Īa f√°brica de abonos, secaderos y talleres de mantenimiento del parque agr√≠cola.

En su periodo de mayor apogeo, lleg√≥ a albergar a unas 500 personas, ya que contaba con una plantilla fija de unos 185 empleados y proporcionaba trabajo eventual a m√°s de doscientas personas. Pero este auge de empleados comenz√≥ a disminuir hasta llegar a encontrarse totalmente deshabitado. En el a√Īo 2000 contaba con unas 120 personas, y en el 2011 con solo 14.

El Torbiscal 3
Fig. 3. Interior de la iglesia del Torbiscal, catalogada como edificio de inter√©s arquitect√≥nico. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

En algunos sitios podemos encontrar descrito que el abandono se produce cuando se establece el periodo de jubilación de los empleados y estos no eran reemplazados por sus hijos. Bien porque se iban fuera en busca de otras oportunidades o porque no los contrataban en los puestos del Torbiscal.

En alg√ļn que otro foro de Internet, podemos encontrar diversas opiniones sobre este tema entre los antiguos habitantes, ya que unos acusan al propietario de poner en la calle con un cami√≥n de la mudanza a los trabajadores cuando se jubilaban. Otros, por el contrario, agradecen el plan de becas que se les otorgaba a los hijos de los empleados para que estudiaran fuera de este poblado.

El Torbiscal 4
Fig. 4. Uno de los edificios p√ļblicos del poblado del Torbiscal. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

Fuese de una u otra forma, el poblado del Torbiscal se encuentra totalmente abandonado. El actual due√Īo comenz√≥ su derribo, pero gracias al Ayuntamiento de Utrera se pudo paralizar la demolici√≥n y de esta forma proteger el poblado y su singularidad arquitect√≥nica.

Solo el derribo de una manzana completa, queda como el recuerdo de lo que se pudo haber perdido. Gran parte del poblado sigue en pie, pero sus construcciones están en bastante mal estado. Gracias a esta acción rápida se han podido salvar y proteger los dos edificios más valiosos del poblado, la iglesia y el teatro.

Referencias

¬ŅY t√ļ qu√© opinas?

No se mostrar√° el email de manera publica.