Autores: Mari Carmen L√≥pez Palomo, Eduardo Ortu√Īo Pampin.

√ćndice

Descripción del lugar

Caser√≥n situado sobre una ladera cerca de la entrada a la barriada de Campanillas, en M√°laga. No se conoce la fecha exacta de su construcci√≥n, este lugar se levant√≥ sin contar con el permiso de obras entonces no hay un registro sobre su fecha de edificaci√≥n. Se baraja que fue realizado por un arquitecto franc√©s sobre los a√Īos 1830-1840 para la familia Heredia, a la cual perteneci√≥ hasta 1925. Tras sufrir una bancarrota se ven obligados a vender gran parte de sus tierras, entre ellas las pertenecientes al Cortijo, siendo incluido el edificio, la venta se realiz√≥ a la familia Larios.

Tras ellos, el cortijo pas√≥ de mano en mano, incluso adapt√°ndose a otras funciones. En la Guerra Civil fue utilizado como base militar para los soldados. Tras unos a√Īos despu√©s de la guerra aquello pas√≥ a ser un casino para gente adinerada de la √©poca, y poco m√°s adelante fue un prost√≠bulo a la vez de casa de juegos. Esta etapa apenas dur√≥ unos a√Īos. En 1952, un importante m√©dico de Valladolid decide comprarla, aunque no la habitar√° y ser√≠a vendida en 1975 a la familia Vega Jurado. Por el a√Īo 2002 las tierras las compra la empresa grupo Mirador para construir un hotel, el cual en la actualidad se encuentra con las obras paradas.

Fig. 1. Cortijo Jurado en 1850.

Las dimensiones del cortijo deslumbran con sus 2500 metros cuadrados y su gran patio central al que est√° dispuesto todo el edificio. Tambi√©n cuenta con una capilla, cocheras, establos, s√≥tanos, una torre mirador, y una gran cantidad de habitaciones que presentan 365 ventanales, seg√ļn la tradici√≥n oral, pero seguramente sean menos, alrededor de 160 ventanales en toda la finca.

El nombre de la finca

Una de las hip√≥tesis que se baraja es que la familia Vega Jurado fue la que le dio este nombre. Pero gracias a Jes√ļs Conde de Domingo y Carlos S√°nchez, nos llega la informaci√≥n de la verdadera procedencia del nombre.

La finca originariamente pertenec√≠a a un convento, el de las Mercedarias, tras la desamortizaci√≥n Mendiz√°bal pas√≥ de manos al se√Īor Don Diego Jim√©nez de Jurado. D√°ndole este el nombre de prado Jurado y al arroyo colindante el nombre de arroyo de Prado de Jurado. Ya por aquel entonces, en aquella loma junto al r√≠o, se le conoc√≠a como Lagar de Jurado. Entonces s√≥lo exist√≠an un par de estructuras sobre la loma, quiz√°s alg√ļn granero y la vivienda principal.

Ya en el siglo XIX Manuel Agust√≠n Heredia compr√≥ el terreno y aprovech√≥ parte de las edificaciones que ya estaban all√≠ para completarlo todo con una capilla, ga√Īan√≠a, cocinas y el palacio. Por lo que hay que recalcar, que la zona m√°s antigua de Cortijo Jurado era la que hoy en d√≠a no existe. Esta nueva informaci√≥n proviene de la mism√≠sima tataranieta de Manuel Agust√≠n Heredia.

Historia familiar

El comienzo de una fortuna

Manuel Agust√≠n Heredia Mart√≠nez naci√≥ en Rabanera de Cameros (Logro√Īo) el d√≠a 4 de mayo de 1786. Fue el mayor de cinco hermanos de los dos matrimonios contra√≠dos por su padre, Manuel Heredia Fern√°ndez. El primero, celebrado el d√≠a 13 de junio de 1785 con Mar√≠a Balbanera Mart√≠nez, del que nacieron nuestro personaje y su hermana Josefa. Las segundas nupcias del se√Īor Heredia Fern√°ndez fueron con Antonia Escobar, de la que les nacieron sus hijos Francisco, Perpetua y Mart√≠n. La llegada a M√°laga de Manuel Agust√≠n Heredia hay que situarla en los primeros a√Īos del siglo XIX, cuando ya hu√©rfano y contando 15 a√Īos de edad, le vemos en V√©lez-M√°laga ingresando como aprendiz en casa de un comerciante.

Ingresar de aprendiz, seg√ļn la pr√°ctica m√°s corriente de la √©poca, era vivir hospedado en la tienda donde se trabajaba; dormir en los huecos de los anchos mostradores o en la trastienda; servir a los intereses comerciales durante todas las horas del d√≠a mucho m√°s si se trataba, como en su caso, de un comercio pueblerino, cabecera comarcal y tr√°nsito permanente de criaturas; pagar en respeto y agradecimiento al due√Īo del cobijo; agradecerle, en suma, tanto hospedaje como alimentaci√≥n y ense√Īanzas; y era, por √ļltimo, recibir unas monedas dominicales para los menudos gastos del aprendiz.

Si los usamericanos tienen a gala llegar a la cumbre desde la venta de peri√≥dicos diarios, Espa√Īa y M√°laga de una manera particular ofertaba entonces la posibilidad de llegar desde el hueco de un mostrador. Tal fue el caso del jovenc√≠simo Manuel Agust√≠n.

El profesor Garc√≠a Montoro, en su estudio biogr√°fico del personaje, juzga que el joven Heredia debi√≥ permanecer en V√©lez-M√°laga unos dos a√Īos, que el chico encontr√≥ empleo en un negocio que no iba demasiado bien y que, mediante un trabajo concienzudo y entusiasta, logr√≥ enderezar su perdido progreso. Tanto, puntualiza dicho autor, que cuando Manuel Agust√≠n decide trasladarse a M√°laga en busca de mejores horizontes, el due√Īo, reconociendo el trabajo realizado, pone ciertas trabas para su marcha.

 

Entonces la pregunta que nos surge ahora es: ¬ŅC√≥mo consigue su fortuna?

La M√°laga que inmediatamente precede a Manuel Agust√≠n Heredia Mart√≠nez es, a todos los efectos, la heredera de la virulenta fiebre amarilla que, manifest√°ndose en C√°diz, Sevilla y Jerez en 1800, llega hasta nosotros en un brote espectacularmente violento en el verano de 1804. Unido a la p√©rdida de cosechas, aislamiento de la capital respecto a otras, la paralizaci√≥n de actividades portuarias y, por supuesto, la invasi√≥n francesa son hechos que contribuyen a profundizar en la crisis de la provincia malague√Īa.

Manuel Agust√≠n Heredia, en esos turbulentos a√Īos de la presencia francesa en M√°laga, hizo compatibles, y as√≠ lo asegura el profesor Garc√≠a Montoro, sus fobias francesas con el tr√°fico comercial, de manera que se le ve vinculado en dicha √©poca a los contrabandistas que suministran pertrechos y alimentos, procedentes de Gibraltar, a las huestes que luchan contra el invasor. El cumplimiento de sus patri√≥ticos deberes y sus objetivos mercantiles eran posibles, entre otras razones fundamentales, al disponer de residencia en M√°laga y establecimiento comercial en el Pe√Ī√≥n de Gibraltar.

Fig. 2. Estatua conmemorativa a Manuel Agustín Heredia en Málaga.

De este periodo de constante tránsito entre Gibraltar y Málaga, y más concretamente, por los contactos que estas correrías establecen con el nacionalista general Ballesteros, a la sazón responsable máximo de las operaciones militares, obtuvo autorizaciones para extraer grafitos en las sierras de Estepona y Marbella.

Es aqu√≠ cuando empieza a formar su fortuna y sus empresas con lo que sac√≥ de las minas, pero lo que realmente lo afianz√≥ a la clase alta de aquella sociedad fue su matrimonio con Isabel Livermore el 12 de abril de 1813. Esto marc√≥ su definitivo enraizamiento con la clase burguesa malague√Īa. Y lo marc√≥ no tanto por burguesa, sino por clase activa, influyente y dominante en las m√°s variadas situaciones; significa, adem√°s, su entrada en salones de refinamiento y de h√°bitos sociales a la moda.

Heredia, ya en el pleno disfrute de los altos beneficios económicos obtenidos de la guerra contra los franceses, era capaz de ir solo por el mundo de los negocios, pero lo que le importa verdaderamente a partir de dicho momento es entrar en la órbita social para poder codearse con los altos cargos de aquel momento.

La generación Heredia

El matrimonio entre Manuel Agustín Heredia e Isabel Livermore Salas, cuyo padre Tomas Livermore era un inglés afincado en Málaga y empresario del curtido, se produjo el 12 de abril de 1813. De dicho enlace nacieron un total de 14 hijos, tres murieron en la lactancia, dos de ellos en la infancia y dos en la adolescencia. Con los otros siete potenciará los lazos empresariales y familiares con otras importantes familias de la burguesía y nobleza de la época.

Cuadro 1. Actas de nacimiento y bautismo de los descendientes del matrimonio Heredia-Livermore.

Los hijos mayores de los Heredia fueron educados en Inglaterra y Francia, y las hijas mayores en París, no así las hijas menores que serían educadas por una institutriz en casa por decisión de sus padres debido a las muertes de dos de sus hijas en el extranjero.

La primera casa de los Heredia se situaba en la calle √Ālamos, en frente de la residencia de los Livermore, pero poco despu√©s Heredia mandar√≠a construir cuatro casas en la Alameda, 28, 30, 32, 34 siendo el numero 28 su lugar de residencia y tras la construcci√≥n de la mansi√≥n de la finca que pose√≠an en Campanillas como lugar de ocio.

Tola

Como hemos visto en el anterior apartado no aparece el nombre en ninguno de los descendientes de los Heredia-Livermore, entonces nos surge la duda de qui√©n puede ser esta ‘peque√Īa’ que tantas investigaciones ha dado en la famosa mansi√≥n.

Sacado de un extracto del libro ¬ĽCasas encantadas y sucesos extraordinarios en M√°laga¬Ľ se puede leer la carta de Mar√≠a P√≠a Heredia y Grund, hija de Tom√°s Heredia Livermore y Julia Grund Cerero de Campos, primos de Petronila:

Esta pobre era manca porque, estando su madre aqu√≠, en M√°laga, pasando una temporada con una de sus hermanas, naci√≥ t√≠a Tola, y como ten√≠a en el brazo una mancha oscura, el m√©dico fij√≥ que antes de 24 horas hab√≠a que cortarle el brazo, porque si no se morir√≠a, ya que era gangrena. Su padre no estaba aqu√≠, por lo que su pobre madre tuvo que decidir la cosa. Cuando t√≠o Seraf√≠n lo supo, se puso muy furioso, porque cre√≠a que era mejor morir que ser manca. As√≠, t√≠a Matilde no quiso que su hija fuese nunca a un colegio, ni que jugase con otras ni√Īas…

Fig. 3. Extracto del libro ¬ĽCasas encantadas y sucesos extraordinarios en M√°laga¬Ľ. P√°g. 117.

Con estos datos y siguiendo el √°rbol geneal√≥gico de las familias cercanas a los Heredia-Livermore hemos visto que las hermanas a las que el texto se refiere son Isabel Livermore Salas y Matilde Livermore Salas, casada esta √ļltima con Seraf√≠n Est√©banez Calder√≥n ¬ęEl Solitario¬Ľ.

Seg√ļn el registro de la p√°gina web Geneanet especializada en registros y generaci√≥n de √°rboles geneal√≥gicos vemos que la √ļnica hija de este matrimonio fue Petronila Est√©banez Calder√≥n-Livermore.

Fig. 4. Relaciones familiares de Petronila Estébanez Calderón-Livermore. Fuente www.geneanet.org.

Como podemos ver en la figura 3, este ser√≠a el nombre real de la llamada Tola, seg√ļn los datos obtenidos. En el registro se observa que se cas√≥ con Pedro Antonio Orueta Aguirre con el cual tuvo 6 hijos, falleciendo Petronila en 1905 en Asturias a la edad de 62 a√Īos.

Lo que si hemos sacado en cierto es que Petronila nació en Málaga estando su madre de visita, ya que no residía en la ciudad.

Fig. 5. Petronila Est√©banez Calder√≥n-Livermore de peque√Īa y en la adolescencia.

En la primera imagen se observa a una peque√Īa en el centro de la misma, que parece tener alg√ļn tipo de problema en el brazo derecho, posiblemente por alg√ļn tipo de ortopedia. Se cree que es Petronila de peque√Īa junto a sus familiares. No hemos encontrado ning√ļn archivo que demuestre la procedencia de la foto. La segunda imagen nos muestra, con documentaci√≥n contrastada, a la joven Petronila, donde se puede apreciar que su brazo derecho no cae de forma natural sobre las mangas del vestido.

A pesar de lo que se cree Petronila, en su ni√Īez, solo se vincula a la finca de los Heredia en peque√Īos periodos de tiempo, vacaciones familiares y visitas a sus t√≠os de M√°laga. Sus padres, Matilde y Seraf√≠n, resid√≠an en Madrid la mayor parte del tiempo. Cuando muere su madre, su padre Seraf√≠n deja a una Petronila de 12 a√Īos en tutela a una prima pol√≠tica, Trinidad Grund Cerero de Campos. Seraf√≠n prefer√≠a la muerte a tener una hija sin brazo, se avergonzaba de ella. Seraf√≠n se suicidar√≠a en una cacer√≠a en Motril en 1852.

Trinidad, esposa de Manuel Heredia Livermore, se har√≠a cargo de la ni√Īa en el a√Īo 1855. Sus tres hijos con Manuel fallecieron en edades tempranas. Es Trinidad quien ense√Īar√≠a a tocar el piano a Petronila, apunt√°ndola a clases pese a su discapacidad, incluso le adapto un piano. Al morir Seraf√≠n, Petronila recibe una importante cantidad de dinero, y es cuando Trinidad le ense√Īa a llevar las cuentas de la casa y su patrimonio. Al igual que le ense√Ī√≥ a socializarse con la gente para que no fuera marginada en esta sociedad de tantas apariencias.

Segunda familia en la finca

En 1925 el Cortijo pasa a manos de los Larios, estos ya poseían otra finca cercana a esta, el Cortijo Colmenares. Tras la crisis de la filoxera en sus cultivos y el gran gasto por el alto nivel de vida, los Heredia se ven obligados a vender gran parte de sus posesiones, entre ellas el edificio y las tierras de Campanillas.

La familia Larios es una de las m√°s representativas de la ciudad. La llegada a M√°laga de los primeros miembros de la familia Larios hay que situarla en los a√Īos iniciales del siglo XIX y proceden de Laguna de Cameros (Logro√Īo), al igual que los Heredia.

Un hombre con varios hijos hace su aparici√≥n en el paisaje urbano de M√°laga a comienzos de 1800, es Pablo Larios, viudo de Ana Llera y Gregoria Herreros. Se qued√≥ en M√°laga con sus cuatro hijos Manuel Domingo Larios Llera, Juan Larios Herreros, Pablo Larios Herreros y Mart√≠n Larios Herreros. Fue este √ļltimo el que amas√≥ mayor fortuna y llegandose a convertir en el primer Marqu√©s de Larios en 1865 por mano de Isabel II.

Fig. 6. Matrimonio Larios-Larios.

La actividad que m√°s renombre ha dado a la familia han sido los vinos, d√°ndole fama internacional. Pero antes fueron las actividades prestamistas, los ferrocarriles, la industria textil, los ingenios azucareros, las compa√Ī√≠as de seguros, sociedad de vapores y la creaci√≥n del Banco de M√°laga.

La fortaleza de la Casa Larios, su indudable influencia en todos los frentes de la actividad econ√≥mica, pol√≠tica y cultural, crece entre los a√Īos 1831-1845, etapa marcadamente prestamista; 1846-1861, a√Īos de participaci√≥n en la Industria Malague√Īa, el FFCC C√≥rdoba-M√°laga, Sociedad de Vapores, Compa√Ī√≠a de Seguros, creaci√≥n del Banco de M√°laga; 1863-1868, cultivo masivo de la ca√Īa de az√ļcar y consecuentemente los ingenios azucareros que se extienden entre Estepona y Almer√≠a.

Leyendas de Cortijo Jurado

Como casi todo caserón de enormes proporciones cuando se abandona cerca de una población le salen leyendas. 

Y Cortijo Jurado no pasa desapercibido así como así. Por lo que si quieres conocer sus leyendas, pulsa en el siguiente enlace.

Referencias

¬ŅY t√ļ qu√© opinas?

No se mostrar√° el email de manera publica.